30 El Padre y yo somos uno.