31 Una vez más los judíos tomaron piedras para arrojárselas,