8 —¡No! —protestó Pedro—. ¡Jamás me lavarás los pies!—Si no te los lavo,a no tendrás parte conmigo.