29 —Ahora sí estás hablando directamente, sin vueltas ni rodeos —le dijeron sus discípulos—.