19 —Destruyan este templo —respondió Jesús—, y lo levantaré de nuevo en tres días.