3 Cuando el vino se acabó, la madre de Jesús le dijo:—Ya no tienen vino.