28 —¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás.