20 Pero él les dijo: «No tengan miedo, que soy yo».