34 —Señor —le pidieron—, danos siempre ese pan.