37 Todos los que el Padre me da vendrán a mí; y al que a mí viene, no lo rechazo.