65 —Por esto les dije que nadie puede venir a mí, a menos que se lo haya concedido el Padre.