16 —Mi enseñanza no es mía —replicó Jesús— sino del que me envió.