28 Por eso Jesús, que seguía enseñando en el templo, exclamó:—¡Con que ustedes me conocen y saben de dónde vengo! No he venido por mi propia cuenta, sino que me envió uno que es digno de confianza. Ustedes no lo conocen,