32 Jamás se ha sabido que alguien le haya abierto los ojos a uno que nació ciego.