41 Jesús les contestó:—Si fueran ciegos, no serían culpables de pecado, pero como afirman que ven, su pecado permanece.