6 —Ven —le dijeron—, sé nuestro jefe, para que podamos luchar contra los amonitas.