2 quien le dijo a su madre:—Con respecto a las mil cien monedas de plataa que te robaron y sobre las cuales te oí pronunciar una maldición, yo tengo esa plata; yo te la robé.Su madre le dijo:—¡Que el SEÑOR te bendiga, hijo mío!