8 Todo el pueblo se levantó como un solo hombre, y dijo:—¡Ninguno de nosotros volverá a su carpa! ¡Nadie regresará a su casa!