20 Volviéndose a Jéter, su hijo mayor, le dijo:—¡Vamos, mátalos!Pero Jéter no sacó su espada, porque era apenas un muchacho y tenía miedo.