Pe

16 El SEÑOR mismo los ha dispersado;ya no se preocupa por ellos.Ya no hay respeto para los sacerdotesni compasión para los ancianos.