16 Pero si la llaga ulcerosa se le pone blanca, la persona enferma deberá ir al sacerdote