35 el dueño de la casa deberá decirle al sacerdote: “En mi casa ha aparecido una especie de moho”.