64 Al instante se le desató la lengua, recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios.