6 ¿No se venden cinco gorriones por dos moneditas?a Sin embargo, Dios no se olvida de ninguno de ellos.