20 A la puerta de su casa se tendía un mendigo llamado Lázaro, que estaba cubierto de llagas