19 Levántate y vete —le dijo al hombre—; tu fe te ha sanado.