3 Así que, ¡cuídense!»Si tu hermano peca, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo.