27 —Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios —aclaró Jesús.