28 —Mira —le dijo Pedro—, nosotros hemos dejado todo lo que teníamos para seguirte.