51 —¡Déjenlos! —ordenó Jesús.Entonces le tocó la oreja al hombre, y lo sanó.