64 Le vendaron los ojos, y le increpaban:—¡Adivina quién te pegó!