3 y, al entrar, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús.