La ascensión

50 Después los llevó Jesús hasta Betania; allí alzó las manos y los bendijo.