52 Ellos, entonces, lo adoraron y luego regresaron a Jerusalén con gran alegría.