31 —No son los sanos los que necesitan médico sino los enfermos —les contestó Jesús—.