38 Llorando, se arrojó a los pies de Jesús,a de manera que se los bañaba en lágrimas. Luego se los secó con los cabellos; también se los besaba y se los ungía con el perfume.