45 Tú no me besaste, pero ella, desde que entré, no ha dejado de besarme los pies.