31 Y estos le suplicaban a Jesús que no los mandara al abismo.