54 Pero él la tomó de la mano y le dijo:—¡Niña, levántate!