50 —No se lo impidan —les replicó Jesús—, porque el que no está contra ustedes está a favor de ustedes.