23 De repente, en la sinagoga, un hombre que estaba poseído por un espíritu maligno gritó: