26 Entonces el espíritu maligno sacudió al hombre violentamente y salió de él dando un alarido.