5 Pero Jesús ni aun con eso contestó nada, de modo que Pilato se quedó asombrado.