32 Pero Jesús seguía mirando a su alrededor para ver quién lo había hecho.