29 Al enterarse de esto, los discípulos de Juan fueron a recoger el cuerpo y le dieron sepultura.