19 Porque no entra en su corazón sino en su estómago, y después va a dar a la letrina.Con esto Jesús declaraba limpios todos los alimentos.