29 Jesús le dijo:—Por haberme respondido así, puedes irte tranquila; el demonio ha salido de tu hija.