32 Allí le llevaron un sordo tartamudo, y le suplicaban que pusiera la mano sobre él.