5 Así que los fariseos y los maestros de la ley le preguntaron a Jesús:—¿Por qué no siguen tus discípulos la tradición de los ancianos, en vez de comer con manos impuras?