26 Jesús lo mandó a su casa con esta advertencia:—No vayas a entrar en el pueblo.a